Mucha gente se pregunta si es posible reformar un piso con poco dinero, y la respuesta variará dependiendo de muchos factores. 

Cuando el paso del tiempo ya va haciendo mella en el aspecto de un piso, es normal querer hacer algunas mejoras, pero no todo el mundo considerará esta opción porque piensa que se le resultará cara hacer una reforma. 

La verdad es que dependiendo del tipo de reforma que quieras hacer, el precio no será muy elevado. Lo principal es dar prioridad a aquellas partes del piso que de verdad necesiten ser reformadas a corto plazo.  

Existen ciertas reformas muy sencillas que se pueden hacer de forma rápida y que no requieren de la inversión de grandes cantidades de dinero. 

pintar un piso

Pintar la casa 

Entre las reformas más habituales y más sencillas se encuentran las de pintura.  

No hay que subestimar el poder de una habitación recién pintada. El aspecto de una habitación cambia por completo tras una capa de pintura. Incluso la iluminación es diferente.  

En aquellas habitaciones donde la pintura se suele ver más afectada como lo es una cocina o el baño, recomendamos siempre pintarlas. 

La humedad que se genera en el baño y el humo durante el cocinado estropean la pintura de una habitación. A veces con una capa es suficiente y otras el hecho de que la pintura se haya estropeado se debe a otras causas que deben de ser analizadas. Como una filtración o el uso de un tipo de pintura equivocado. Existen tipos de pinturas especiales que resisten la humedad y que están especialmente indicados para baños y cocinas. 

En cuanto a la pintura de una cocina, también recomendamos que esta sea fácil de limpiar, hay veces que las salpicaduras pueden dejar rastros en paredes e incluso en el techo y es por eso que es importante utilizar una pintura resistente a jabones y lavados. 

Cambiar el suelo 

Esas veces en las que queremos renovar el aspecto del suelo o que una baldosa se encuentra rayada o no tiene el mismo aspecto y brillo que una vez tuvo, recomendamos cambiar el suelo

Al contrario de lo que se suele pensar, cambiar el suelo puede salir económico si se utilizan materiales que no requieren grandes obras como el suelo de vinilo. Este tipo de suelo se coloca encima del antiguo, siempre y cuando este se encuentre en buen estado, es decir, que no haya fracturas de baldosas o desniveles importantes.  

Si hay alguna baldosa suelta, será necesario repararla para evitar que el desnivel se note con el vinilo.  

Si se busca una calidad mayor sin realizar grandes obras, se puede colocar un suelo de resina o tarima flotante, aunque su precio ya es más elevado. 

Nuevas estanterías y elementos decorativos con pladur 

El pladur es un material que se utiliza mucho en la obra en seco. Está compuesto de placas de yeso laminadas entre dos capas de cartón de diferente grosor y medida.  

Se puede utilizar para crear estanterías o techos decorativos. Una estantería quedará muy bien en una gran pared y no hará falta colocar cuadros 

Cambiar la iluminación 

Dependiendo de la iluminación inicial en la vivienda, si se trata de una vivienda con poca iluminación o una pésima instalación, te recomendaremos que te plantees cambiar la iluminación

Si cambias la iluminación de tu piso, es importante que esta sea eficiente energéticamente. De cara al futuro, las viviendas deberán ser eficientes, y empezar por este simple cambio, será una buena forma de revalorizar la vivienda.  

Cambiar el mobiliario 

Puede que no entre dentro de una reforma al uso, pero los muebles influyen en el aspecto de una vivienda. Si un mueble se encuentra en mal estado, otros cambios que hagamos no tendrán el suficiente efecto visual de que se ha renovado el espacio.  

Antes de cambiarlo, deberemos considerar la posibilidad de repararlo, ya sea con láminas nosotros mismos o que un carpintero profesional pueda repararlo. 

En el caso de que no se pueda arreglar, consideraremos la opción de cambiarlo por otro nuevo.  

Reformas en baños y cocinas 

Como ya he mencionado antes, los baños y las cocinas son las habitaciones que más sufren el paso del tiempo por su uso habitual. Si estas habitaciones lo requieren, se dará prioridad antes que otras habitaciones del piso.  

Los sanitarios en el caso de que se encuentren en mal estado, también deberán de ser reemplazados por unos nuevos. 

Dar prioridad a estas estancias cambiará por completo tu experiencia en tu nueva vivienda.  

En el resto de habitaciones se pueden aplicar pequeñas obras que no requieren una gran inversión.  

Cambiar puertas y ventanas 

Este es otro apartado que habrá que considerar dependiendo de la vivienda. No todas las viviendas, necesitan cambiar sus puertas o ventanas, solamente aquellas que se encuentran más dañadas. 

En el caso de las ventanas, se daría prioridad con respecto a las puertas. Ya que se trata de una de esas partes que afectarán en gran medida a la comodidad de la habitación y sobre todo a largo plazo a tu bolsillo. 

Puede que sea una inversión importante, pero, ahorrarás de forma considerable en la factura de la luz gracias a la instalación de un buen sistema de aislamiento térmico. 

Como apunte final, aclarar que cada vivienda es diferente por lo que cada una tendrá sus propias prioridades a la hora de realizar una reforma. Te recomendamos que consultes con nuestros profesionales en reformas en Granada que te ayudarán a analizar aquellas partes de tu vivienda que necesiten una reforma y crear un presupuesto económico adaptado a tu bolsillo y tus necesidades.