Según la legislación vigente, es muy importante diferenciar entre los conceptos de obra mayor y obra menor para evitar futuros problemas legales durante la construcción. 

No todas las obras son iguales y es que cada una requiere de unos servicios y un tipo de construcción totalmente diferente. Algunas obras son muy sencillas y apenas llevan un día para albañiles profesionales, pero cuando estas obras requieren de tirar tabiques y estructuras y llevan además más de un día para terminar, necesitarán de algunos permisos para su realización. Hay muchas situaciones en las que nos preguntamos si es necesaria una licencia o no, y es por eso que todo dependerá principalmente del alcance de la obra.  

En general, podemos diferenciar una obra mayor de una obra menor en que las obras mayores se necesita la elaboración y aprobación del proyecto, mientras que las obras menores no requieren de grandes proyectos al ser más pequeñas. 

Todo esto estará sujeto bajo la normativa urbanística del municipio, en este caso Granada.  

Licencia de obra mayor 

La obra mayor es un proyecto de arquitectura complejo en cuanto a técnica y construcción por lo que requerirá de la aprobación de la licencia de obra por parte del Colegio oficial del municipio.  

Entre los proyectos más comunes de obra mayor, se encuentran las obras de nueva planta, ampliaciones en cuanto a superficie, volumen o altura, cuando se modifica la estructura del edificio o se cambia el uso en el que un principio se encontraba diseñado.  

También entrarían las rehabilitaciones integrales que no las parciales del edificio. Aquí entrarían aquellas modificaciones de la estructura como el cambio de elementos exteriores del edificio. 

Si queremos tirar o modificar muros de carga, ya entraría dentro de un proyecto de obra mayor por lo que será necesaria una licencia para iniciar este tipo de obra. Esto sería, por ejemplo, una ampliación de espacio queriendo eliminar una pared de carga. Se hace a menudo para conectar el salón con la cocina, y aumentar el espacio visualmente. 

Además de la licencia de obra necesaria, también necesita requerir de un permiso de la Comunidad de Vecinos por la Ley de La Propiedad Horizontal. 

En definitiva, podemos resumir el tipo de obras que entran dentro de una obra mayor: 

  • Obras de rehabilitación 
  • Obras de nueva planta 
  • Obras en cambios de uso del espacio 
  • Obras en elementos comunes de los edificios 
  • Obras antiincendios 
  • Obras de ampliación de volumen y altura 
  • Obras en las zonas comunes 

Las licencias de obra mayor dependerán siempre del ayuntamiento del municipio o localidad en cuestión. Se deberán solicitar en la oficina de urbanismo perteneciente al ayuntamiento.  

Licencia de obra menor 

Una obra menor se caracteriza por ser mucho más sencilla en cuanto a la técnica y construcción. No se necesita la autorización de arquitectos o profesionales técnicos para su realización.  

Se tratan de pequeñas modificaciones como reparaciones, decoración o mantenimiento de acabados y limpieza. Estos cambios no modifican zonas comunes del edificio tanto en el interior como en el exterior.  

Podrían considerarse obras menores aquellas reformas interiores en las que no se interviene en la estructura del edificio, pero sí que se modifica algún tabique ya existente y se cambia de sitio o se deciden cambiar las dimensiones de una habitación, como único requisito es que no se toque la estructura. 

La reparación del suelos, techos y paredes o la reparación y renovación de la fontanería, electricidad, calefacción, redes de saneamiento etc.  

Entraría también la pintura de la vivienda, ya que no requiere un cambio en la distribución de la vivienda.  

En el caso de que el edificio se encuentre como bien de interés cultural, será necesaria una licencia de obra menor y comunicar previamente estas obras. 

Se consideran proyectos de obra menor: 

  • Reparaciones 
  • Sustituciones de revestimientos 
  • Cambios decorativos 
  • Instalación de cerramientos 
  • Instalación de aire acondicionado o calefacción 
  • Instalación de saneamientos, sondeos etc. 

¿Cuándo se necesita una licencia de obra menor y cuando no hace falta adquirirla? 

Hay obras menores que requieren una licencia de obra mientras que otras no haría falta solicitarla.  

Si se realiza una obra menor en edificios catalogados como protegidos dentro del ayuntamiento o declarados dentro de interés cultural, se deberán acoger a una licencia de obra menor antes de realizar cualquier reforma. 

Sin embargo, en la mayoría de los casos donde se realizan soldados, alicatados, enyesados o algún tipo de sustitución no requiere adquirir ningún tipo de licencia para su realización.  

Para evitar problemas con las regulaciones establecidas por el ayuntamiento en cuanto a licencias y certificados, nosotros nos encargaremos de su solicitud, para que usted no tenga que preocuparse de nada.  

Nuestros profesionales conocen el reglamento formulado por el ayuntamiento en cuanto a licencias de obra.  

¿Cómo hacer un presupuesto para licencia de obra? 

Los presupuestos de licencias de obra pueden variar principalmente dependiendo de la obra en cuestión y de los metros cuadrados del espacio a modificar.  

El presupuesto de obra deberá de ser entregado por la empresa de reformas que formulará un presupuesto en base a los gastos y modificaciones que se van a realizar. Por ello le recomendamos que se ponga en contacto con una empresa de reformas en Granada para realizar todo el proceso y no se quede ningún dato fuera que pueda afectar a la licencia.